Una Historia de la Musica Rock

por piero scaruffi

(Traducido por David Medina)

TM, ®, Copyright © 2008 David Medina & Piero Scaruffi All rights reserved.


Autor | Tabla de Contenidos

Para comprar el libro


Desde el noise-rock (rock de ruido) hasta el post-rock

Noise-rock de Nueva York 1986-88

Sonic Youth acuñó un estilo que sería llamado "noise-rock". Seguía regido por las leyes del rock and roll pero fue secuestrado por sonidos disonantes y discordantes. Proveedores notables del noise-rock en la segunda mitad de la década fueron Nice Strong Arm; Rat At Rat R, cuyo Rock & Roll Is Dead (1985) era profético; Agitpop (1), cuyo Back At The Plain Of Jars (1986) era reminiscencia de Half Japanese y Pianosaurus; Ritual Tension (1), cuyo I Live Here (1986) fue dedicado a "danzas" tipo Pere Ubu cómicas y no lineares; Gut Bank (1), quienes grabaron un álbum de noise-rock amateur pero altamente creativo, Dark Ages (1986), y fueron pioneras en el movimiento "riot-grrrrls".

Robert Poss (un estudiante de los compositores de vanguardia Alvin Lucier, Phil Niblock y Rhys Chatam) dirigió el ataque de guitarra triple de Band Of Susans (13). Los tornados de guitarra en el EP Blessing And Curse (1986) y en el larga duración Hope Against Hope (1988) le dieron al rock'n'roll un nuevo giro, al fusionar la repetición minimalista, vocales psicodélicas y ruido de guitarra. El concepto evocaba a los Velvet Underground (y aún a T.Rex), pero la ejecución era fuerte, directa y discordante en una forma descendiente del hardcore y noise-rock. Su conversión a la música pop, en Love Agenda (1989), fue aún más exitoso que el de Sonic Youth, porque los ganchos pegajosos y el ritmo rock'n'roll iban a la par con un ruido más grande, alternativamente hipnótico/etéreo y metálico/neurótica. The Word And The Flesh (1991) y Veil (1993) capitalizaron en esa combustión alquímica, afilando las guitarras y puliendo las melodías.

Skinjob de los False Virgins (1989) era representativo del flujo de imitadores de Sonic Youth que vendría.

Of Cabbages And Kings (2) eran maestros de la tensión dramática, gracias a una fusión ecléctica que alcanzaba al hardcore así como al jazz. El EP Of Cabbages And Kings (1988) y el mini álbum Face (1988) seguían siendo reminiscencia de sus raíces (Swans, Foetus, Glenn Branca), pero un estilo original e impredecible se desarrolló en Basic Pain Basic Pleasure (1990), un trabajo tan conmovedor, depresivo y arcano que parecía ser dedicado a desórdenes mentales, y en Hunter's Moon (1992), muy influenciados por Foetus.

Spongehead (2), un trío de guitarra, saxofón y batería, elaboró una fusión dispersa de blues, funk y jazz que recordaba al pop-art abstracto de Pere Ubu en el tentativo Potted Meat Spread (1989) y en el más maduro Legitimate Beef (1990). El saxofón tenor de Dave Henderson y la guitarra atonal de Doug Henderson hicieron maravillas en Curb Your Dogma (1993), un milagro tan emocional como técnico que corría la gama desde los psicodramas expresionistas hasta rowdy pow-wows. Y Infinite Baffle (1996) aplicó la receta de los grupos para el rock raíces con sobre tonos boogie a` la ZZ Top.

Finalmente, Alice Donut tocaba hardcore a través de Frank Zappa.

Noise-pop de Boston 1985-87

Al final de la década el noise-rock había evolucionado en un estilo altamente original y personal. Las bandas más influyentes, que inspirarían a cientos de músicos (y particularmente los músicos grunge) en la siguiente década, salieron de Boston.

Dinosaur Jr (13), formado por el guitarrista Joseph Mascis y el bajista Lou Barlow, pusieron los estándares del "noise-pop" de los 1990s (una fusión de distorsión y melodía), y actuaron como el enlace entre Sonic Youth y el grunge. La obsesión de Mascis por Neil Young (a través de los Meat Puppets) apareció en Dinosaur (1985). Capas de feedback fuerte permeaban cada nota de You're Living All Over Me (1987). Cada canción sonaba como una balada acid-rock lánguida trasplantada en los espasmos del hard-rock. Mascis lanzó melodías pop desvergonzadas sobre un ruido de guitarra orgiástico y fetichista. Bug (1988), el último álbum con Barlow (quien fue a formar Sebadoh), capitalizó en ese invento, que pronto se convertiría en uno de los estereotipos más abusados en la historia de la música rock. Green Mind (1991), que era de hecho el primer álbum solista de Mascis y uno más accesible, y Where You Been (1993), con el nuevo bajista Mike Johnson y entregándose a un melodrama introspectivo, se hicieron mera rutina.

Los Pixies (12), dirigidos por el vocalista Black Francis (de nombre verdadero Charles Thompson, pero después mejor conocido como Frank Black) y el guitarrista Joey Santiago, crearon otro estándar con el garage-pop excéntrico que acababa con muchos clichés de la canción rock. La bajista Kim Deal coescribió algo del mejor material. Introducidos por el ebullente EP Come On Pilgrim (1987), una sorprendente excursión estilística que abarcaba desde la exótica demente hasta el rock de raíces irreverente a` la Violent Femmes, su talento ecléctico floreció en Surfer Rosa (1988). Un triunfo de la imaginación, llevó al punk-rock a lugares donde nunca había estado antes. El aullido ligeramente sicótico de Black Francis y el gorgoriteo brillante de Deal alcanzaban la exuberancia tortuosa de Pere Ubu, sin sacrificar demasiado en abstracción intelectual. De hecho las canciones estaban ancladas en las estructuras familiares del hard-rock y del power-pop. Era, básicamente, un ejercicio en violencia controlada. Más enfocado y compacto, Doolittle (1989) fue simplemente un despliegue formidable de escritura de canciones impecable por un equipo de músicos altamente creativos. Después Bossanova (1990), un experimento fallido con la música ligera, Trompe Le Monde (1991), básicamente un álbum solista de Francis, regresó parcialmente el ebullición de los primeros días, pero, sobre todo, los últimos dos álbumes fueron a los primeros dos álbumes lo que la music-hall es al garage.

El art-punk del sur 1985-87

Una escuela estaba naciendo en Kentucky que sería altamente influyente a través de los 1990s. Sus primeros líderes era bandas a medio camino entre el rock de raíces y noise-rock, y Antietam de Tara Key (1) eran los más típicos en tender puentes entre esos dos estilos, es decir el sur y Sonic Youth, el sonido rural el urbano, tradición y modernismo. La interpretación salvaje y arcaica en Antietam (1985) era emblemática de la distancia que separaba a la nueva generación de la generación de los Fetchin Bones.

Squirrel Bait (1) sólo grabaron un EP (1985) y un álbum larga duración, Skag Heaven (1987). Vagamente afiliado al pop-core de Husker Du, su sonido descubrió nueva tierra en la forma que sobrepuso fuertes guitarras y vocales trágicas. Después del rompimiento de la banda, sus miembros contribuirían al nacimiento y evolución de géneros tales como grunge, slo-core y post-rock.

Blind Idiot God (12), desde San Luis (Missouri), eran un trío de poder instrumental que precedía tanto al post-rock y al grunge, y que tomó inspiración de MC5, Jimi Hendrix, John Coltrane y Glenn Branca. Blind Idiot God (1987) desenvolvió una mezcla explosiva de hardcore, heavy-metal y space-rock, sazonada con especias de reggae y funk. La geometría desproporcionada de sus mini sinfonías rock tenían pocos precedentes en la música popular. El trío alcanzó su obra maestra con el muro de sonido sísmico de Undertow (1988) y la mezcla funk-jazz-reggae-metal erudita de Cyclotron (1992).

El grupo instrumental jazz-core salvajemente esquizoide Alter Natives (1), formado en Virginia por el saxofonista Eric Ungar, igualó el sonido progresivo de las bandas jazzcore de Los Angeles (Minutemen, Saccharine Trust) por lo menos en su álbum debut, Hold Your Tongue (1986).

Phantom Tollbooth de Tennessee (1), también, intentaron fusionar el hardcore y el rock progresivo (en una forma más refinada que los Minutemen) en One-way Conversation (1987).

San Francisco 1984-88

San Francisco continúa a la vanguardia de la nueva música. Su escena al acto el estilo y temas del hardcore con la dosis usual de idealismo, creatividad e ingenio. Los nuevos "excéntricos" están más cerca en espíritu a los primeros años del new wave más que a los últimos días del noise-rock.

Tragic Mulatto (12) debutó con el mini álbum de ocho canciones Judo For The Blind (1984), un pandemónium de conceptos espasmódicos, minimalistas y primitivos, un tributo colosal al sinsentido. Reducidos un cuarteto, el circo ridículo de Tragic Mulatto preparó Locos Por El Sexo (1987), una paradoja artística que es el equivalente musical de un descenso al infierno, un retozo implacable de bacanales indecentes dirigidos por el saxofón y tuba de Flatula Lee Roth y por su fraseo vocal tipo himno a la Grace Slick. Una alineación de ocho miembros grabó Hot Man Pussy (1989), que expandía la paleta al heavy-metal y a la música étnica, mientras que Roth se lanzaba en espasmos de bruja y exorcismos blasfemos. Aún más psicodélica y exótica, Roth se reveló en chillidos aún más perversos lúgubres en Chartreuse Toulouse (1990), su canto del cisne.

Slovenly (3) evolucionaba desde el jazz-core de Saccharine Trust. Desde su álbum debut, el tentativo After The Original Style (1985), ellos abrazaron una fusión extraña de electrónica, funk y jazz, con arreglos de saxofón, violín y trompeta. Things Fall Apart, en We Shoot For The Moon (1989), es su equivalente del free-jazz de Ornette Coleman, mientras Highway to Hanno's (1992) perfeccionó su estilo en la frontera entre la vanguardia y el music-hall.

Thinking Fellers Union Local 282 (12) eran remanentes de la cultura hippie/freak de San Francisco de los 1960s, y herederos de la locura teatral de los Residents. Tangle (1989) y especialmente Lovelyville (1991) coleccionaba miniaturas excéntricas, amateur, irreverentes y maníacas depresivas que sobrevolaban con ecos de los géneros más disparatados (sesiones de free-jazz, música general, riffs de heavy-metal, música pow-wow india, canciones de cuna folclóricas). El tema unificador de esas minas musicales era la ejecución, la cual evocaba a los Holy Modal Rounders en sus momentos más irracionales. No había límite a la imaginación humana en el cabaret demente de Mother Of All Saints (1992), una excursión caótica a través del jazz, bluegrass, exótica, Ennio Moriccone y Frank Zappa, un súper-collage de ruinas sunitas ensambladas por la vocalista Anne Eickelberg, el percusionista Jay Paget, y los multi instrumentalistas Brian Hageman y Mark Davies en una variedad de instrumentos. Fieles a los principios de Dada del arte como una paradoja, la banda estaba en su cima infantil. Después ellos retrocedieron al surrealismo sorprendente de Strangers From The Universe (1994) y saltaron en el vagón "lo-fi pop" con I Hope It Lands (1996) y Bob Dinners And Larry Noodles Present Tubby Turdner's Celebrity Avalanche (2001).

Sharkbait (1) eran más circo que una banda de rock, pero Feed Our Frenzy (1988) sin embargo descargó una masa caótica de riffs de hard-rock, percusiones encontradas, muestras y ruidos electrónicos.

Dream-pop 1987-89

Un acto humilde, Hugo Largo (11), tomó lo mejor que el noise-rock tenía que ofrecer, y la mezcló con la música clásica y con el dream-pop británico. Drum (1987) podría ser definido como un encuentro del acid-rock extático y una música de cámara austera. Su lieder etéreo y canciones de cuna exóticas buscaban un panorama estilístico que se extendía desde Tim Buckley hasta la música new-age. Mettle (1989) aumentó el efecto hipnótico con otra fusión de jazz, folk, medieval e india.

Proyectos similares fueron conducidos, con humildad similar, en Georgia por OH-OK de Linda Hopper, quien grabó solo dos EPs, y en Carolina del Norte por las Blackgirls (1), otra banda femenina que lanzó un documento importante de angustia existencial y pop excéntrico tipo Raincoats, Procedure (1989), y más hacia el folk Happy (1991).

Post-rock de Louisville 1989

La escuela regional más importante al final de la década muy bien podría haber sido aquella que vino de una de las escenas musicales más improbables y aquella que vendió menos discos: "Post-rock" de Kentucky. Los músicos de Louisville introdujeron un estilo revolucionado, angular, cerebral, que tenía poco en común con los cimientos hedonistas del rock'n'roll. Básicamente, era rock progresivo para una era que no apreciaba las emociones enfáticas. Los orígenes de esta escuela se remontan a Squirrel Bait. De sus cenizas nacieron un número de bandas: el guitarrista Brian McMahan formó Slint y For Carnation; el guitarrista David Grubbs formó Bastro, Bitch Magnet, y Gastr Del Sol; el vocalista Peter Searcy formó Big Wheel.

Slint (101), quien también contaba con el baterista Britt Walford, el bajista Ethan Buckler y el guitarrista David Pajo, representaban un cambio mayor en el fin de la música: ellos eran más intimidantes que emocionantes. La música básicamente instrumental de Tweez (1989) mantenía la tensión y la neurosis del hardcore pero perdía la pasión y la lógica narrativa. Era música "sin propósito". Era un hoyo negro estilístico que succionaba la historia de la música rock, en el cual la historia de la música rock terminaba virtualmente. No era precisamente acid-rock, aunque era indulgente en un acercamiento similar de forma libre, no era rock progresivo aunque exhibía la misma instancia cerebral, no era heavy-metal, aunque se apoyaba en un trabajo de guitarra poderoso, no era free-jazz o música clásica de vanguardia, aunque compartía con los mismos una búsqueda por estructuras innovadoras. Spiderland (1991) fue aún más abstracto. Sus zigzagueos armónicos a través de tiempos irregulares, melodías fracturadas y contrapuntos discordantes eran tan desorientadoras como notas escritas en un lenguaje desconocido. Pasajes moribundos insulsos estaban inundados por ondas súbitas de sonido, o, mejor, dado el tono glacial de las sesiones de la banda, un silencio ártico estaba sacudido por icebergs rompiéndose en el océano. Todo el álbum flotaba en una forma des-orgánica, pero seguía manteniendo un sentido extraño de unidad. Sonaba como el flujo de conciencia del cerebro de un matemático al momento de resolver un teorema difícil.

Mientras tanto, la mezcla metal-punk explosiva de Bitch Magnet (11) realzaba los estilos innovadores del guitarrista David Grubbs, debutando en serio en Diablo Guapo de Bastro (1989), y el vocalista Sooyoung Park. Umber (1989) era un ensayo magnífico en como los procesos constructivos y destructivos podrían coexistir en el arte, de cómo lo irracional (miedo, angustia, ira) y lo racional (determinación, cálculo, ejecución fría) podrían coexistir dentro de la misma narrativa. Los riffs de Alien, melodías góticas y ritmos truculentos llevaron a Ben Hur (1990), que reducía el rol de las vocales a mera decoración.

King Kong parodiaba a los B52's y a los Talking Heads en colecciones sorprendentes tales como Funny Farm (1993).